Adolf Boluda

Podría empezar diciendo que este trabajo me apasiona. De hecho, ya lo acabo de hacer.
Es algo típico pero es exactamente lo que define mi trabajo. Me explico. Yo soy Ingeniero Informático. En un momento dado, dejé mi trabajo y la zona de confort porque, entre otras cosas, ya no podía pasar más tiempo sin dedicarme enteramente a este, el que es ahora mi verdadera pasión, la fotografía de Boda. Con la cual me siento pleno, realizado y feliz. No me compensaba estar 40 horas semanales delante del ordenador ¡y eso que ahora estoy más horas! Pero esas horas dibujan una sonrisa en mi cara cuando estoy viendo las emociones, momentos e historias que he capturado con la cámara.
Así que a día de hoy vivo tratando de darle sentido a la vida, vivir apasionadamente a través de mis aficiones: el jazz, la cocina, el deporte y la fotografía documental. Sí, este último se refiere a hacer fotos a gente el día de su boda. Me continúa pasando que en la víspera me pongo nervioso como si el que se casara fuera yo. Por supuesto esto es porque se trata de una responsabilidad muy grande el que te me elijáis a mi. Que me elijáis a mi de entre todas las opciones, que decidáis que yo soy la persona adecuada, la que parará el tiempo, la que hará de lo efímero algo eterno, para toda la vida. Y yo, después, de intentar conocer, de llegar a conectar, de crear complicidades, dar siempre un paso más allá.
Bueno quizá me estoy muy intenso. No sé muy bien cómo explicar la emoción que siento al formar parte de todo esto, ser una pieza clave dentro de un día memorable. Vuelvo a empezar.

Hola, soy Adolf, y quiero ser el fotógrafo de tu boda.